lunes, 29 de septiembre de 2008

Capítulo 1: La promesa - Cómo dejar de Fumar

fumar ocasiona cancer pulmonar
¿Cuándo empecé a fumar?... eso ya no importa... (aunque creo que fue por allá en 1971 cuando tenía 15 años aproximadamente) .
El verdadero problema con el cigarrillo comenzó cuando me comprometí -sin saber por qué- a dejar de fumar... tal vez el compromiso lo hice como muchas de las cosas que he hecho a lo largo de mi vida: actuar por corazonadas por llamarlo de alguna manera (quizás yo sabía que el plazo que me había dado marcaba el momento justo para dejar de fumar).
El último día de cada año, como siempre, se aprovecha para hacer promesas y aunque nunca he sido partidario de hacerlas, en esta ocasión lo hice (creo que era el momento).
El 31 de Diciembre de 2006 mi mujer, mis hijos y algunos amigos hablaban sobre navidades pasadas, sin faltar el tema de las promesas que uno se hace para cada año nuevo; cuando me proponían que por qué no aprovechaba el cambio de año para dejar de fumar yo les respondía: "A partir del 2009"... (No sé de dónde sacaba tanta seguridad para afirmarlo, pero simplemente así lo sentía y estaba seguro que así sería).
Pasó el 2007 sin que le dedicara mucho tiempo a buscar la fórmula para dejar de fumar; cuando hablaba con alguien sobre la forma de hacerlo, no iba muy al fondo del método, pues consideraba que tenía bastante tiempo antes de que llegara el último día del 2008, día en el que vencía mi plazo y empezaba el 2009, año que para mí era sinónimo de las palabras "dejar de fumar".
Durante los primeros meses del 2008, empecé a tomar en serio mi promesa y más aún cuando alguien me la recordaba, sobretodo mis hijos a quienes no les quería fallar -por lo menos en eso, ya que en muchas otras les había fallado- (pero bueno... esa es otra historia).
La gente dice que lo único que se necesita para dejar de fumar es "voluntad" (Sé de muchos que un día dijeron "no vuelvo a fumar" y así lo hicieron; pero sé de otros que se lo han propuesto y después de meses o días u horas, vuelven al mismo círculo "vicioso". Yo mismo en una ocasión lo hice (dejé de fumar durante un buen periodo, aunque no tengo claro ni por qué me alejé del cigarrillo ni tampoco cómo volví); es extraño pero me di cuenta que eso había sucedido sólo un tiempo después cuando ya había vuelto a mi rutina. La llamo rutina porque me he dado cuenta que es una rutina; desde el momento en que me dediqué a averiguar realmente por qué fumaba, descubrí que en mi caso, lo hacía para ocupar el tiempo que me quedaba entre una actividad y otra o simplemente porque mientras hacía algún trabajo u oficio, sentía inconscientemente, que podía ir haciendo otra actividad (pues a lo largo de mi vida, todos los trabajos por los que me han pagado, me han parecido fáciles de hacer -al menos es lo que mi mente se ha creído siempre- así al principio dedique mucho análisis para comprender la labor que se me ha asignado). Y creo que moriré con la convicción de que todos los trabajos a los que me comprometa, serán fáciles (pues tampoco soy tan iluso de comprometerme con un trabajo que sepa que me va a quedar grande -así todas mis teorías tienen un margen de seguridad enorme-).
Por ejemplo, me sentaba, prendía el computador y mientras el aparato hacía su paseo normal hasta el momento de mostrarme la pantalla con el escritorio y sus íconos de rigor, encendía un cigarrillo (¡Qué más hacer mientras un computador prende! -eso creía mi inconsciente-, era tiempo que mi hiperactividad creía perdido y había que utilizarlo en algo).
busque ayuda para dejar de fumar
Descubrí eso y muchas cosas más, mientras buscaba la manera de dejar de fumar, pues me había comprometido a hacerlo... pero bueno, estaba conociendo al menos el por qué de muchas cosas que había hecho en mi vida y ni siquiera les había dado su verdadera importancia (Fumé esperando el amor, fumé esperando a que mis hijos nacieran, fumé trabajando, fumé bailando, fumé en el entierro de mucha gente... fumé... fumé). Cómo me gusta la tilde que lleva la palabra "fumé" -indica "pasado"-; indica que en el pasado me enamoré, tuve hijos, trabajé, me divertí, y perdí muchos seres queridos... pero lo más triste: nada de eso lo viví en primer plano, porque ¡estaba ocupado fumando!.
También descubrí que los fumadores son muy inteligentes.

10 comentarios :

  1. Bartman517 - ARGENTINA 11-11-08 02:30 pm
    Yo fumo desde los 13 años. A partir de los 15, empecé a fumar un paquete por día y actualmente fumo esa cantidad y alguno que otro más también... me he propuesto varias veces dejar el cigarrilo y no lo he conseguido; un vez, cuando tenía 14 más o menos, lo dejé por un mes y como buen b....o dije: a ver... voy a probar otra vez a ver que onda...(no tenía que haberlo hecho). Yo jugaba al basquet (era súper deportista); jugué desde los 7 hasta los 13 (no pude más por el pucho); entre tantos deportes que hice como el Rugby, El Fútbol y el Jockey necesitaba tener capacidad pulmonar (cosa que ya había perdido). El cigarrillo ya me cansa; cuando juego a los videojuegos, puedo llegar a fumarme 5 puchos en dos horas (a veces me asusto yo mismo)... y eso que hay fumadores que fuman mucho más que yo. Mis dos abuelos (materno y paterno) fumaban; mi abuelo paterno murió a los 45 años por un eficema pulmonar y también tenía el corazón agrandado de tamaño por el cigarrilo (sinceramente no sé cuáles fueron las causas en concreto que provocaron eso en el corazón). Él fumaba cerca de cuatro paquetes por día. Mi abuelo materno fumaba cerca de dos y medio paquetes por día; cuando nació mi mamá lo dejó por una promesa... pero las consecuencias las llevó toda su vida hasta que murió a los 72 años de cáncer de páncreas (entre otras cosas provocado en su mayoría por el cigarrillo)...
    Actualmente, como buen estúpido que soy, sigo fumando y sin poder dejarlo; voy a seguir intentándolo, pero yo sé dentro de mí, que no voy a llegar a los 45 años si sigo fumando...

    ResponderEliminar
  2. Ricardo - Lima, Perú 06-01-09 01:33 am
    Yo fumaba desde hace ya 1 año. Y lo he conseguido gracias al ejercicio. Comencé a hacer ejercicio y cuando tenía ganas de fumar me iba con mis amigos o si era demasiado tarde o pronto y nadie salía, iba a caminar en plena noche.
    Espero que les sirva.

    ResponderEliminar
  3. Ricardo 22-01-09 23:26 pm
    Yo empecé a fumar desde los 16 años. Así seguí por los largos 24 años siguientes... Cada día me fumaba un cigarrillo más. Me levantaba para ir a trabajar, salía y mi primera parada era en la tienda de la esquina. Ahí empezaba mi día de fumador... el primero... ahhhh, qué delicia... tomaba el transporte al trabajo (no se podía fumar dentro, eso era inhumano...), bajaba en el paradero que tenía que bajarme y zás!... otro más. Caminando hacia la oficina, me detenía a leer las primeras planas de los diarios y mientras lo hacía (si me quedaba suficiente tiempo) encendía otro más. Luego, \"corriendo\" (entre comillas, pues en realidad no podía) me dirigía a la oficina. Frente al ascensor, mientras esperaba que el numerito rojo indicara \"1\", se me antojaba otro cigarrito... pero bajaba demasiado rápido... Bueno, dentro del ascensor, ni hablar de fumar, porque había alarmas por todos lados... totalmente prohibido. Ya en la oficina y ubicándome en mi escritorio, abría mi cajón central donde buscaba... ¿qué? pues la cajetilla del día anterior y fumar primero de esos para botarla a la basura... (me aliviaba saber que tenía la nueva en el bolsillo de la camisa)... Como en la oficina no estaba permitido fumar, pues me las arreglaba para entrar al baño y fumar el cigarrillo más sabroso de todos (en el sitio prohibido en el horario prohibido) donde para botar el humo lo tenía que dirigir por una diminuta ventana hacia el ducto de ventilación... no importaba... total, podía fumar, estaba fumando... Así llegaba la hora del almuerzo... ¡por fin saldría de la oficina por unos larguísimos 60 minutos! ¿dónde está mi encendedor? ok, aquí, en el mismo bolsillo de los cigarrillos... mmmmm, a almorzar... ¿almorzar? bueno, hay que caminar hasta el restaurant... venga otro cigarrito... hay sol, no importa... hace frío, más rico, ¿llueve? ¡el humo que emano es fabuloso y muchísimo! La sensación es impresionante... Terminado el almuerzo y mi agua mineral (para la salud), emprendía el regreso a la oficina... enciendo el otro cigarro para amenizar la caminata... me acompaña un compañero, yo le ofrezco un cigarrito y me dice: \"No gracias, ya no fumo...\" Bueno, \"más para mí\", pienso... dentro de la oficina, lo mismo... el baño y luego la hora de salida... ¡Fantástico! Un cigarrillo más por la faena de hoy. Camino al paradero de autobuses, llego y espero el transporte que me llevará a mi tranquila casa... ¿qué pasa? Todas las unidades vienen repletas de gente... bueno, esperará uno \"vacío\"... con un cigarrito en la mano, claro. Nunca pasan unidades vacías... bueno, se acabó el cigarro (pero no la cajetilla, jejeje). Ya es hora de subir... luego de una hora, bajo en mi destino y debemos caminar otra vez, esta vez con otro cigarro... (qué raro...) Tengo deseos de llegar a casa... y tumbarme en mi cama fumando un cigarrito antes de la cena... bueno, después de la cena, mi costumbre de siempre: al baño (esta vez a ocuparme...ja), pero no existe mejor manera de hacerlo que con un cigarro para \"hacer una mejor digestión\" (dicen)... Listo, se acabó todo... es hora de dormir... ¿dormir? todavía es temprano, además tengo 4 cigarros más que quedan en mi bolsillo... bueno, vamos por uno de ellos. La televisión está algo aburrida, eso me tiempla los nervios y lo único que me calma es... sí... ya adivinaste... un cigarrillo... me quedo dormido (nunca con el cigarro encendido) esta vez con la ropa puesta... ni modo... mañana será otro día... (igualito)

    Continuará...

    ResponderEliminar
  4. Ricardo 22-01-09 23:26 pm
    Continuación...

    Esta no es una parodia ni mucho menos irreal... es lo que me pasó a mí... y así eran mis días con sus noches... durante muchos años... sólo quedaba hacer algo ante tantas personas que me aconsejaban, pedía y hasta rogaban que deje de fumar... no tenía apuro por dejarlo... hasta que empecé a sentir mal y terminé en emergencia de un hospital y pude librarme del \"otro bario\"...
    No esperes llegar a este extremo para dejar de fumar. Amigo.. amiga... el cuerpo humano no fue conceptuado para recibir humo ni por fuera y mucho menos por dentro. Si esta historia te es familiar, parecida o simplemente, te ha impactado, sigue el consejo que hoy te dejo: DECIDÍ dejar el cigarro... lo intenté sólo una vez... ¡y fue para siempre! ¿Que cómo lo hice? Me dieron la única medicina que dió resultado en un cuerpo tan maltratado... ¿cuál fue? Gracias a Dios ésta no sólo está en Perú, sino en todo el mundo... y tú también puedes acceder a ella... se llama: DECISIÓN. En otro países puedes encontrarla como FUERZA DE VOLUNTAD... si no la encuentras con estos nombres, fíjate en AUTOESTIMA...
    Hoy tengo ya 9 años SIN PROBAR UN CIGARRILLO, ni oler siquiera el humo asesino del tabaco. Y pasé la prueba yéndome a lugares donde tenía amigos y conocidos que sabían de mi \"hábito\" de fumar... no lo creían... y eso es lo que debes estar pensando como lo más difpicil, ¿cierto? que no te agobie nada de eso... es la mejor manera de ponerte a prueba y darte el mejor regalo a ti mismo... recuerda, sólo di YA NO FUMO y lo tendrán que entender... porque tú ya lo entendiste... EL CIGARRO MATA. Y vida sólo hay una, al menos, la terrenal...
    Espero que comprendas que no existe ninguna otra manera de dejar de fumar... te lo digo por experiencia y por todos los años que me mantuve \"secuestrado\" por ese flaco de cabeza rubia... EL CIGARRILLO.
    ¡Toma acción y apuesta por LA VIDA!
    Tu amigo, Ricardo

    ResponderEliminar
  5. Webgueb España 06-03-09 11:43 am
    Hola: Hoy hace un mes que deje de fumar, espero poder escribir un mensaje como este dentro de un año.

    ResponderEliminar
  6. Carmen - Puerto Rico 08-06-09 21:37 pm
    LLevo casi dos semanas sin fumar. No me pensaba dejar este vicio, es que me dio bronquitis asmatica...por primera vez en mi vida. Eso me ha asustado mucho.
    Llevo desde los 20 y tantos fumando y aunque no dire mi edad actual...estoy bastante grandecita ya. Estoy volviendo a hacer ejercicios - caminando, leyendo y entrando a enlaces como este para conseguir apoyo de gente como ustedes.
    Bendiciones para tod@s y seguiremos luchando para dejar este vicio.
    Saludos desde mi isla del Caribe - Puerto Rico

    ResponderEliminar
  7. Cristina - Asturias (España) 20-05-10 01:00 am
    Tengo 42 años y fumo desde los 14, es decir llevo 28 años fumando. Mi principal miedo es no poder dejarlo de nuevo, estuve 2 años sin fumar y lo dejé de maravilla con pleno convencimiento, pero por estar en fiestas con los \"amigos\" volvi a recaer y no encuentro el estado mental idóneo para dejarlo de nuevo, esto es masoquismo.
    ¡ yaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

    ResponderEliminar
  8. MARZIO/ ECUADOR 08-08-10 23:33 pm
    Bueno primero quiero decirles que no soy bueno parea escribir. solo quiero decirles que llevo tres meses sin fumar. es mi cuarto intento. este creo que es el definitivo ya no tengo esa necesidad, angustia, deseo de hacerlo aunque vea a alguien a mi lado fumando. cada vez que sentia deseo de hacerlo simplemente recordaba lo mal que me sentia dolor, por los pulmones, la tipica garganta irritada con tos, la fatiga y cansancio, el mal olor corporal,etc etc. y lo relaciono a como me siento actualmente me SIENTO INCREIBLEMENTE BIEN Ysolo tres meses. yo era de los que decia NO PUEDO eso es mentira yo intente dejarlo con parches, hipnoterapia,inhaladores, chiclets... eso no sirve lo unico que se necesita es decir esta MIER... me esta matando, quiero vivir un rato mas, disfrutar de lo que tengo y si no tengo nada quiero conseguirlo. ESPERO NO HABERLO DEJADO MUY TARDE INCLUSO TENGO MIEDO IR A UN DOCTOR, FUME DESDE LOS 16 A LOS 36, 20 AÑOS BOTANDO MI DINERO , MI VIDA EN HUMO. QUE PENDEJO FUI. OJALA LE SIRVA ESTAS PALABRAS A ALGUIEN .ESPERO RECIBIR UN E MAIL ALGUN DIA QUE DIGA GRACIAS ME SIRVIERON TUS PALABRAS PARA DEJARLO. SUERTE

    ResponderEliminar
  9. ADRIANA SEGOVIA 10-08-10 11:33 am
    HOLA A TOD@S, YO EMPECE A FUMAR A LOS 11 AÑOS, SENCILLAMENTE LE COGI UN CIGARRO A MI MADRE, BUSQUE UN MECHERO, ME ENCERRE EN EL BAÑO, Y TRAS VARIOS MINUTOS DE DUDA, ME DECIDI, LO ENCENDI Y CASI ME MUERO DEL ASCO, PERO EL REGUSTILLO QUE ME DEJO ME GUSTO, ASI QUE DI OTRA ASQUEROSA CALADA, Y LUGO OTRO OTRA Y CUANDO ME QUISE DAR CUENTA, FUMABA CASI TODOS LOS DIAS, LUEGO LLEGO EL INSTITUTO, ME CREI MAYOR, Y CLARO, LOS MAYORES FUMAN, Y ASI LLEVO VEINTE AÑOS, FUMANDO 2 PAQUETES DIARIOS, ME ENCANTARIA DEJARLO, PERO NO SOPORTO LA IDEA DE QUE MAÑANA CUANDO ME LEVANTE NO PUEDA ENCENDER UN CIGARRO ANTES DE DESAYUNAR.
    ESTA ES MI HISTORIA.

    ResponderEliminar
  10. September 12, 2010 - 07:31 PM
    Animo a todo el mundo a dejar de fumar, no es una tarea fácil pero es lo mejor que se puede hacer, lo mejor... Hace un par de meses que no fumo y dejarlo ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida. He entrado aquí para compartir mi experiencia y por si a alguien le vale.
    Tengo 24 años y fumo desde los 16. Durante los primeros años fumaba poco, es decir no me preocupaba el consumo porque no tenía una dependencia muy fuerte y a mi me parecía que controlaba la situación. Pero alrededor de los 20, unos 4 años atrás empecé a fumar muchísimo, sin darme cuenta que estaba totalmente enganchada. Me fumaba más de un paquete al día y soy una chica de 1,60 y 50 kilos, una miniatura... Mientras era fumadora el tabaco jamás me había hecho toser y por eso creía que no me afectaba, pero había gente que me decía que tenía un tono de piel apagado y es cierto mi tono de piel no es nada saludable, estoy como paliducha, sin vida, creo que sabeis a lo que me refiero. Total, que a pesar de lo del tono de piel no me planteaba dejar de fumar. Intente dejarlo justo después de navidades pero volví. Este es mi segundo intento, solo llevo dos meses sin humo, desde el 10 de julio. La primera semana bastante dificil, recomiendo los cigarrillos de plastico de la farmacia, mantienen las manos ocupadas y puedes darles caladas que tienen sabor a menta. Ahora me noto más energica y hasta algo más saludable. El otro día casi lo vuelvo a coger...pero sigo por el buen camino. Lo más difícil para mi, estar en situaciones en las que normalmente fumaria: justo al salir de casa, mientras espero a alguien, cuando me tomo un cafe,ver a amigos y familia fumando y no poder fumar. Vale la pena intentarlo, conseguirlo no es fácil... Creo que las cosas importantes nunca son fáciles pero merecen la pena.
    Sigo con mi cigarrillo de plástico y tan feliz. A veces me viene como un agobio, que es el mono y estoy ansiosa. pero enseguida pasa. Merece la pena

    ResponderEliminar